¿Crisis o… asesinato?

Son palabras de Ángel Olaran, recogidas en el libro “Ángeles de Wukro”, de Mayte Pérez Báez.

Y continúa: En junio de 2008, UNICEF dio la alarma advirtiendo de que 150.000 niños podían morir en el plazo de unas semanas. Esta enésima hambruna se debería al incremento de los precios de los cereales. […] En África el principal medio de subsistencia es la agricultura. Muchos países africanos cuentan hoy con unos cultivos intensos, pero los precios de los productos agrarios se fijan en Europa y los africanos no pueden discutirlos. Qué contradictorio es que se hable constantemente de ayuda mientras los países ricos exportadores de grano cierran sus fronteras para proteger su propio mercado, y fuerzan la entrada en África de la producción europea sin pagar derechos de aduana.

[…] Aún hay quien considera el hacerse cargo de un niño como un trabajo asistencial, que no tiene nada que ver con los derechos humanos. Sin embargo, […] la comida, la salud, la educación y el techo son derechos inalienables, no son algo asistencial. Ninguno de esos derechos es negociable. ¿Cómo entonces se puede aceptar que los alimentos coticen en Bolsa?.

La pobreza está causada por el enriquecimiento de los especuladores. A mí me gustaría traer aquí a los brokers que manejan la Bolsa en Chicago… […] Si vinieran aquí, recibirían de cada familia una…eso que los curas repartimos en misa…recibirían una de esas cosas en cada hogar… y tal vez, moralmente tocados por lo que han visto aquí, podrían reaccionar de otra manera allí.

La comida básica en Wukro, Etiopía, es la inyera, torta hecha de teff, cereal que se cultiva únicamente en las tierras altas etíopes. La inyera sólo se puede comer en buen estado recién hecha, ya que a los pocos días fermenta y se agria. La paradoja es que el teff acaba de ser descubierto por una empresa europea especializada en “comida sana”: “No tiene gluten y quien lo come pierde peso y reduce colesterol”. Mientras en unas partes del mundo se palia el hambre gracias a este cereal, en otras partes se utiliza como solución a la sobrealimentación.

En el mismo libro, “Ángeles de Wukro”, Jean Ziegler, profesor de Sociología y miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, expone una serie de datos muy reveladores sobre este orden mundial. El precio de los alimentos básicos ha subido más del 40% en el último año.  A esto hay que añadir el coste del transporte, lo que supone un agravamiento notable para muchos países. Informes del Banco Mundial hablan de unos 2.000 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza e invierten hasta un 80 ó 90 por ciento de sus ingresos en alimentarse, mientras en Europa es sólo un 10 ó 15 por ciento.

Como causas principales de este aumento masivo de precios, Ziegler apunta las siguientes:

1) La especulación, sobre todo la que se lleva a cabo en la Bolsa de Materias Primas de Chicago, donde se negocian la mayoría de los precios de los alimentos básicos. Como consecuencia de la caída de los mercados de inversión mundiales entre noviembre y diciembre de 2007, muchos de los grandes especuladores, optaron por invertir en materias primas y alimentos básicos. Todos los intercambios comerciales de alimentos básicos esán controlados por menos de ocho grandes multinacionales.

2) Los biocombustibles, es decir, la quema masiva de alimentos, cereales y maíz, entre otros, para crear biodiesel y bioetanol (biocombustibles). El año pasado, sólo en EEUU se quemó la tercera parte de la cosecha anual. Se calcula que el uso de tal cantidad de cosecha en Europa, sobre todo maíz, puede ser la causa de hasta el 40 por ciento de incremento de los precios.

3) Las políticas agrarias erróneas, que se imponen a muchos países en desarrollo, por parte del Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, que durante años priorizaron la exportacion de bienes agrícolas de otro tipo como algodón, azúcar de caña, café, té, etc, olvidando la seguridad alimentaria de los países, que tienen que importar así casi todas sus reservas alimentarias.

Algunas propuestas para solventar la crisis segun Ziegler:

1) Regular la especulación. Los precios de los alimentos básicos no deben estar sujetos a la especulación de las Bolsas, sino fijados por acuerdos internacionales.

2) Prohibición absoluta de la transformación de productos básicos en biocombustibles.

La solución podría estar en buscar alternativas a los biocombustibles como los estudios de la biomasa de algas o el Proyecto Perseo, a partir de residuos orgánicos, aunque de momento resulten caros y tecnológicamente complicados.

3) Cambiar las políticas agrarias priorizando las inversiones en materia de subsistencia agraria y producción local, restituyendo al campesinado el protagonismo en el proceso productivo.

4) Ser coherentes: la mayoría de los países firmantes del Convenio Internacional para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, son a su vez miembros de la Organización Mundial del Comercio, el FMI y el Banco Mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s